Técnica

Caja de Arena

¿Qué es caja de arena?

La caja de arena es una técnica de trabajo en psicología que permite ser conscientes de sentimientos o miedos que se encuentran escondidos y ayuda a superarlos de manera natural. Aunque se aplica a todo tipo de pacientes, la terapia de caja de arena para niños es especialmente útil ya que, por su nivel de desarrollo, tienen más problemas para expresar sus sentimientos y preocupaciones.

Está técnica terapéutica con arena, llamada también por su nombre original sandplay, fue creada por la psicóloga suiza Dora M. Kalff en los años 50 y sigue la teoría analítica de Carl Jung y la experiencia en terapia infantil de Margarita Lowenfeld. Se utiliza principalmente para acceder a información en la que el paciente no ha reparado de manera consciente.

¿En qué consiste la técnica de la caja de arena?

Para acceder a estos contenidos no conscientes, se emplea una caja con fondo azul (las hay de madera o de plástico) llena de arena, en la que el paciente, en silencio, va colocando diferentes figuras. Estas representan elementos o personajes, reales o fantásticos que el paciente debe colocar en silencio y en función de sus propias preferencias. Entre estas figuras podemos encontrar personas, animales y plantas, construcciones, medios de transporte, señales o divisores naturales (rocas, madera), elementos fantásticos, personajes de películas, accesorios…

 ¿Con qué pacientes utilizar esta técnica?

Los niños acaban de estrenar su vida emocional. Están en pleno desarrollo de emociones complejas, y a menudo no son capaces de expresar lo que les ocurre. Es por eso que son los pacientes más frecuentes y esta técnica se emplea en contextos escolares para la evaluación de trastornos relacionados con el lenguaje, la autoestima, las relaciones interpersonales, el bullying o problemas familiares.

Pese a ser utilizada sobre todo en la psicología infantil, la técnica de la caja de arena puede aplicarse a cualquier edad. Es muy útil cuando hablamos de personas que tienen dificultad para hablar sobre sus emociones. Esta técnica se relaciona precisamente con pacientes que han sufrido, por ejemplo, algún tipo de trauma (abusos, malos tratos…). También son de utilidad con personas que atraviesan un duelo o tienen trastornos emocionales o de conducta.

¿Qué utilidad tiene la técnica de la caja de arena?

La caja de arena trae consigo de vuelta un elemento importante en nuestro desarrollo mental infantil: el juego. Ese juego creativo que se produce en la arena explora los antiguos patrones arquetípicos que forman parte del paciente. Es la propia acción del juego en la arena (la visualización, la elección personal y la forma en la que se colocan las miniaturas en la arena) la que activa esa dimensión arquetípica interna.

Mediante las fotografías que el terapeuta toma del resultado de la caja, se pueden analizar diversos patrones mentales en la inconsciencia del paciente. Es una técnica interesante porque se aleja del plano lingüístico. En muchas ocasiones, el paciente no es capaz de verbalizar lo que le ocurre, especialmente cuando hablamos de niños. Así, pese a la imposibilidad de verbalización, el psicólogo puede tener una muestra del problema.

Esta clase de técnicas son extremadamente útiles, pues crean en la consulta un espacio libre de estrés, donde el paciente se siente cómodo. Asimismo, el juego creativo ayuda a liberar tensión y crea en la consulta un lugar de respeto y libertad para que el paciente/cliente se exprese.

Pero la representación no solo le da una visión del inconsciente por medio de la lectura de la escena de la caja (esquema no verbal), sino que además puede valorar cómo establece las relaciones entre las figuras de su representación (psique) por medio del estudio del simbolismo y del presimbolismo presentes en la mente del paciente adulto o niño. Tras la representación, suele intentarse un acercamiento con el paciente para hablar de lo que ha creado, siempre que este quiera, sin forzarse, con total libertad y en un espacio seguro.

Con la terapia de la caja de arena el psicólogo consigue que el paciente deje libre la mente, los problemas, y profundice en su inconsciente. Es ahí cuando el terapeuta consigue analizar el trasfondo buscando en sus recuerdos la existencia de traumas infantiles, problemas o miedos que pudieran condicionar sus trastornos actuales.

Contáctanos


Da el paso

Solicita tu cita

O consulta tus dudas
Scroll al inicio

Concertar Cita

[bookly-form]